La tendencia gay friendy o los estereotipos redituables

Oportunidades crecientes de mercadeo después del matrimonio gay
Por Javier S.



Una vez legalizada la unión de parejas del mismo sexo en Argentina, algunas empresas del mercado salen del armario para asumir su orientación sexual ante la sociedad. Y lo hacen por convicción: satisfacer las necesidades de sus consumidores no es cuestión de prejuicios sino de negocios. Los segmentos de alto poder adquisitivos son muy seductores para quedar relegados a la clandestinidad. Esa es la razón por la que los planes capitalistas se hacen “visibles” después de que el matrimonio gay generara un favorable cambio en el imaginario y la cultura argentina. Los empresarios organizan encuentros nacionales e internacionales y perfeccionan sus estrategias para expandir el sector. Es una realidad indiscutible: a mayor aceptación social, mayores ganancias. En los países donde se aprobó el matrimonio igualitario el turismo creció. Argentina no será la excepción. Ya somos parte del recorrido de los cruceros gay del extranjero. Ahora estamos pensando cómo ganar posicionamiento con iniciativas locales para poder competir y recibir nuestra parte. No en vano. El aliento al consumo que produce la igualdad atrae a turistas de todo el mundo. Consumiendo el doble y permaneciendo hospedados por más tiempo que los clientes heterosexuales, no podemos dejar de ser el blanco del interés económico. Nada debería sorprendernos. Los estudios de mercado no sólo consisten en analizar el consumo, las decisiones de compra y el perfil de usuario, sectorizando, clasificando, dividiendo y calculando; sino también en afianzar estereotipos rentables. Esas formas rígidas de concebir la ciudadanía LGTB fomentan mensajes distorcionados de identidad basados en una generalización excesiva de modelos extremadamente simplificados. Entre ellos: la hipermasculinización y el deseo por el efebo, la negación de lo femenino, el profundo sentido de refinamiento y el alto poder adquisitivo. Las preguntas por responder serían: ¿a quiénes invisibilizan estas categorías? ¿qué modelos de belleza refuerzan? ¿qué capacidad de representación tienen? Aunque parezca sorprendente, los cementerios gay pueden ser otra oportunidad de mercado, lo cual evidencia que los estereotipos no descansan en paz. Si esto ocurre, se comprobaría que los ghettos no sólo tienen cuerpo, sino también alma.


-------------------
Para seguir leyendo: "Ponga un arco iris en su empresa" de Julio Cesar Ortega presenta una interesante reflexión sobre la responsabilidad social corporativa y el la reivindicación social LGTB.


2 comentarios:

G-boy dijo...

Hola otra vez Javier, estuve leyendo tu blog, viendo algunos videos y me ha encantado. ¡Muchas felicidades!, está interesantísimo!, me tendrás por acá a menudo. ;D Cariños!

Javier dijo...

Muchas gracias G-boy! Estamos abierto a tus opiniones, comentarios y aportes. Seguimos leyendo-nos!