Acoso homofóbico: salir del armario en la escuela





El acoso escolar entre adolescentes es cada vez más preocupante. Pero hay una variante: cuando en las agresiones entra en juego la identidad sexual. Es el famoso "bullying homofóbico". En España se celebró en Sabadell uno de los primeros juicios contra la homofobia. Las protagonistas son cuatro adolescentes de 14 años que maltrataron a una compañera de clase al encontrar un cuaderno donde dibujó un corazón con dos nombres de chicas. Otras tres de trece años se han librado del banquillo por su edad. Hablamos de la raíz de este fenómeno con el responsable de educación de la FELGBT, Jesús Generelo, y con Raquel Platero, profesora y experta en el tema. También entrevistamos a las autoras de "El timo de la superwoman". En él cuentan por qué la antagonista femenina de Supermán se despeina y la capa no la sostiene cuando vuela, y por qué nos han vendido un modelo de madre, pareja y ejecutiva agresiva que no funciona, eso sí, con mucho humor. 




Gracias por el aporte de Teresa que nos ha recomendado esta lectura:


10 comentarios:

rodrigo dijo...

Un tema al que hay que entrar de frente y sin prejuicios. Confieso que viví amargas situaciones de acoso y vejaciones verbales en la escuela, durante mi adolescencia. Hay que estar atentos a lo que sucede con los adolescentes, que de ordinario tienden a callar cuando son víctimas de discriminación por parte de sus compañeros.
Mi percepción sobre estas nuevas generaciones es que están mucho más dispuestas a aceptar las diferencias en lo que toca a orientación sexual; sin embargo, en el contexto de sus compañeros, que a veces intimidan y fuerzan a tomar un partido distinto; en el contexto de sus familias, en las que puede haber un mayor conservadurismo; e incluso en el contexto de las autoridades escolares (profesores incluidos), se pueden ver intimidados y forzados a no declarar su aceptación de aquel compañero homosexual.
El diálogo reflexivo y guiado con criterios científicos es, creo yo, la principal arma para atacar la discriminación en las escuelas.

Travis M. D dijo...

baya si que el comentario anterior es largo nada mas queria comentar que tmbien tengo el mismo fondo en mi blog y tambien habla un gay jajaja es coincidencia o es el fondo mas gay que existe y esta muy informativo tu blog muy padre no la basura que hago yo que es mas un striptis que nada

Teresa dijo...

Hola Javier y demás comentadores.
Todavía no he oído esta entrada pero no dejaré de hacerlo.

Únicamente es que he recordado un par de estudios sobre homosexualidad y homofobia en el sistema escolar español que permiten comprender bien sus diferentes aspectos.

El primero de ellos realizado en institutos de Madrid (España)y Gran Canaria, que podemos encontrar en esta página de COGAM http://www.cogam.org/secciones/educacion/documentos-sin-orden/i/203147/154/actitudes-frente-a-la-diversidad-sexual-de-la-poblacion-adolescente-de-coslada-y-san-bartolome-de-tirajana

El segundo en Barcelona http://www.cogam.org/secciones/educacion/documentos-sin-orden/i/332217/154/per-a-un-mon-ple-de-colors-homofobia-a-l-ies-estela-iberica-bcn

Y el tercero, en Valencia, que podemos encontrar en el colectivo lgtb -colectivo lambda- de esta ciudad, donde tengo el placer de vivir
http://www.lambdavalencia.org/documentos.php?tipo=4&seccion=13

Scott Thomas dijo...

Guau.. mira vos, pobre mina, lo que tuboi que llegar a sufrir por compañeros homofobicos :S

Scott Thomas dijo...

ha me gusto tu blogg, te sigo.. :)

Javier de Diversidad Sexual e Identidad dijo...

Gracias Rodrigo, Travis y Scott!

Rodrigo: Como vos decís, aún queda mucho por hacer para erradicar prejuicios. Parece que hay más apertura pero eso no debe hacernos creer que las cosas están mejor y que ya está resuelto. Mucha gente sufre acosos y otro tipo de maltratos por su orientación sexual o identidad de género, no sólo en la escuela. Es necesario seguir hablando del tema y hacer visibles las violencias para poder trabajar sobre ellas.

Travis: Gracias pro tu aliento. Pasé por tu blog para seguirlo! Me gustó ver que usamos el mismo fondo :) ! Tu blog es muy personal! Valóralo!

Scott: Gracias por seguirnos! Apreciamos tu entusiasmo! Seguimos leyéndonos!

Teresa dijo...

Hola de nuevo Javier. Ya he escuchado atentamente esta entrevista. El acoso homofóbico tiene características particulares. Entre otras cosas porque los y las adolescentes que son víctimas de él en la mayoría de las ocasiones no lo cuentan por miedo al rechazo, como ya señalaba Rodrigo. Además se encuentra relacionado con algo que va más allá de la falta de respeto a la diferencia. Tiene que ver con que lo cotidiano es el silencio, acerca de la sexualidad en general, y de la diversidad sexual en particular.
La preocupación surge exclusivamente cuando se dan casos de brutales agresiones físicas pero debería comenzar antes. Esto sólo es la punta del iceberg. También porque los adolescentes lgtb son víctimas de una violencia psicológica, “la violencia de un silencio aterrador”, dice Generelo, habitado por el temor a ser rechazados por padres y profesores. Se trata además de una violencia institucionalizada, estructural. Hecha de no tratar la diversidad afectivo-sexual y también de intervenciones del profesorado que, aunque bienintencionados, son homofóbicas.
Quiero poner una nota positiva. Según concluí de la lectura de ese informe que has colgado en esta entrada, las actitudes de los adolescentes son cada día más tolerantes. De nuevo Rodrigo señalaba este aspecto. Y los casos de agresiones físicas son protagonizadas por una minoría. Aunque es cierto que se producen con la connivencia del silencio de los restantes compañeros y compañeras. A lo cual se añade todo lo que hemos comentado antes.

Javier de Diversidad Sexual e Identidad dijo...

Conocemos con tristeza lo que planteas Teresa. Es muy bueno que lo explicites con tan buena precisión. Creemos que se debe seguir trabajando en muchos aspectos para que desde el terreno educativo, por sólo citar un ejemplo, se erradiquen estas opresiones y silenciamientos que tanto han marcado nuestras biografías escolares. Esta "epistemología del silencio", la cual reproduce prácticas de exclusión y una fuerte dictadura sexual, es una forma de violencia simbólica que materializa la desintegración del cuerpo social. Muchas personas LGTB literalmente "dejan de existir" a través de este sistema heteronormativo (desde ser invisibles hasta la muerte). Ofrezcamos, pues, posibilidades de vida y de reivindicación que aseguren el pleno derecho para toda la ciudadanía LGTB. Querida Teresa: sigo reflexionando a tu lado. Muchas gracias por participar con tan buena disposición. Si puedes envíame un email para agendarte a topoimandres@gmail.com y seguimos viéndonos por aquí.

rodrigo dijo...

Me siento honrado en participar en espacios como éste. Javier, una sugerencia: ¿podrías configurar el blog de tal modo que los textos salgan con legra negra? La gris a veces representa un esfuerzo extra, sobre todo veces ya llevas un rato navegando o si es muy noche.

Javier de Diversidad Sexual e Identidad dijo...

Nos honras con tu presencia y con tus aportes. Gracias por la sugerencia que sin dudas representa lo que muchos lectores deben haber sentido. He cambiado la letra a negro aunque esto no tuvo efecto en todos los textos, ahora igualmente ha quedado configurado como color predeterminado. Un gran abrazo!