11 de octubre - Día Internacional para apoyar la Salida del Closet

Tus comentarios son necesarios porque nos motivan y abren el canal de comunicación.






Salir o no Salir: esa es la cuestión


El once de octubre ha sido determinado por la fundación Human Rights
Campaign (Campaña de Derechos Humanos) como el “Día mundial para salir
del closet”. En Colombia la organización “Colombia diversa” ha retomado esta
idea y ha convocado a los cientos de miles de hombres y mujeres que se
encuentran dentro del closet a salir de él.

Son varias las preguntas que debiéramos hacernos con relación a salir del
closet. ¿Quién construyó el closet, es necesario salir de él, por qué, quién lo
impide, qué pasa si las personas no salen de él, a quiénes afecta que las
personas lo hagan o no?

Salir del closet es una expresión popular que hace referencia a hacer pública
la identidad de orientación sexual cuando se está siendo homosexual,
lesbiana, bisexual o en un tránsito identitario de género o de cuerpo. Los
heterosexuales no salen del closet por una sencilla razón, algunos entre ellos
son los administradores del lugar y como tales están afuera.

El closet se fue construyendo en la medida en que se concretaron los
discursos teóricos que fueron haciendo las veces de bases, pisos, paredes y
techo; pero somos nosotros mismos quienes decidimos poner cerradura a la
puerta, cerrarlo con llave y guardar ésta en lo mas recóndito de nuestro
corazón o mas precisamente, de nuestro cerebro.

La iglesia católica tiene un rol fundamental en la construcción de la
homofobia, de la base del closet. La iglesia logró por medio de Tomas de
Aquino que nuestras prácticas fueran consideradas antinaturales.
Sobre dicha base se construyó el piso, este se fue consolidando con los
aportes hechos desde la medicina, la psiquiatría y la psicología, que
definieron a la homosexualidad como una enfermedad y que condujeron a
que la obtención del placer fuera una aberración sexual.

Las paredes se fueron levantando en la medida que las diversas culturas
fueron asumiendo como verdades absolutas los planteamientos de las
iglesias y del sector salud. La cultura trazó el deber ser para la sexualidad, se
debe ser un hombre macho, masculino, heterosexual, falocrático y misógino,
y si se es mujer se debe ser todo lo contrario.

Pero fuimos nosotros(as) mismos(as), incapaces de levantar la mirada y
enceguecidos por la posibilidad de salir a la luz quienes decidimos poner
techo y puerta con cerrojo a nuestras aspiraciones y a los de otros y otras.
Porque la homofobia no solo es cultural sino que además es interiorizada y
reforzada en la escuela, la familia y la sociedad en general.

La cultura determinó transgresores del “deber ser” a los y las LGBT, y estos,
asumieron el cuento y se sintieron sucios, pecadores, enfermos e incluso
antisociales. Esto ha marcado e influenciado de tal forma la construcción de
la identidad sexual que no solo nos negamos a nosotros(as) mismos(as)
nuestra propia sexualidad sino que además, el peso que llevamos dentro, nos
obliga a vulnerar, estigmatizar y separar socialmente a quienes al igual que
nosotros(as) deciden estar siendo en una experiencia sexual, mas cuando
esta nos parece transgresora del “deber ser”, y en consecuencia nos
asumimos los guardianes de la moral y las buenas costumbres
heterosexuales.

Pero lo mas preocupante de esta situación social-cultural es que el closet no
está terminado aún, sino que se sigue construyendo día a día y cada uno(a)
de nosotras(os) apoya dicha construcción; somos parte de la cultura y desde
ella construimos nuestras relaciones sociales, por eso no es de extrañar que
como defensores del orden preestablecido pretendamos no dejar salir del
closet a aquellos(as) transgresores(as) del genero y del cuerpo transexuales,
transgéneros y transvestis), quienes se nos antojan tan distintos(as) a
nosotros(as) que nuestra propia percepción limitada y sesgada del mundo no
logra darles cabida ni siquiera para compartir nuestro propio armario.

Saliendo del closet

Antes de salir del closet para otros es conveniente salir del encierro para sí
mismos. Romper el closet, salir de él se imposibilita si no logramos
deconstruir el fortín al que hemos sido relegados y en el que muchos(as) de
nosotros(as) nos sentimos tan a gusto.

Como todo proceso de emancipación, salir del closet produce dolor, en este
caso dolor emocional, porque el miedo está tan metido dentro de
nosotros(as) mismos(as) que nos lacera a cada momento, en especial
cuando se nos hace imposible considerar y mucho más asumir que somos
ciudadanos en ejercicio y por tanto sujetos de derechos, y que por tanto,
podemos y debemos estar siendo nosotros(as) mismos(as) en cada uno de
los espacios cotidianos en los que se nos ha restringido la posibilidad de Ser.

La vida es más difícil si se es gay, lesbiana, bisexual o transgénero, porque la
historia de nuestra propia negación nos requerirá desarrollar la valentía
necesaria para honrarnos y reconocernos a nosotros(as) mismos(as) por
medio de nuestra propia experiencia de amor y autoconciencia de nuestra
identidad y para comprender que a pesar de los juicios de cualquier otra
persona en nuestra familia, escuela, barrio, lugar de trabajo, deben ser
nuestros propios juicios los que determinen el sentido y valor que demos a
nuestra vida.

Por supuesto, que salir del closet puede ser un proceso doloroso no sólo para
nosotros(as) mismos(as) sino en especial para aquellos(as) quienes dicen
amarnos, porque al igual que nosotros(as) ellos prefieren que estemos en el
closet, ya que nuestra salida los obliga a plantearse sus propios temores y a
considerar el rechazo para nosotros(as) como una posibilidad en la existencia
común como familiares o amigos.

En algunas oportunidades tememos salir porque nos preocupa el dolor que
podamos causar olvidando que el dolor que ellos y nosotros(as) mismos(as)
hemos causado por años de existencia y negación es superior a cualquier
dolor propio o externo que se cause en beneficio de nuestro bienestar. Por
supuesto que es difícil asumirse el eje de la propia existencia y toma de
decisiones, pero también es cierto que bien vale la pena descentrarse para
reacomodarse en una nueva existencia en la que ya no tendremos que
ocultarnos y en cambio gozaremos del beneficio de ser plenos y
auténticos(as).

Al salir del closet recordemos que lo nuestro no es un “estilo de vida”, no
permitamos que una frase elegida para negar nuestra unicidad nos masifique
y cosifique hasta el punto de aceptar un “deber ser” que ni siquiera para
quienes pretenden excluirnos es real; todos sabemos que cada gay, lesbiana,
bisexual y transgénero posee un mundo tan único y particular como lo es el
de cualquier heterosexual y que dicha orientación sexual no es la panacea de
la felicidad sino tan solo una de las múltiples posibilidades que los seres
humanos tenemos al construir nuestra identidad.

Por Manuel Velandia


  Aquí el resto.

5 comentarios:

Alejandro dijo...

Hola, Javier:

Muy bueno y con mucha data este blog!

Gracias por ser seguidor del mío. Agregué este link en "páginas de interés amigas" de
www.alejandroviedma08.blogspot.com

Te dejo un abrazo y sigamos laburando para que la gente deje de estar dentro del clóset.

Alejandro

Javier de Diversidad Sexual e Identidad dijo...

Muchas gracias Alejandro! Esperamos tu participación y te agregamos al blogroll de nuestro sitio. Al publicar tu blog figurará primero. Valoramos el positivo intercambio que surge de estas oportunidades de crecimiento. Adelante!

rodrigo dijo...

Un paso más en el camino a la desaparición de prejuicios sobre lo correcto y lo incorrecto. Salgamos todos ya.

Javier de Diversidad Sexual e Identidad dijo...

Ciertamente Rodrigo. La emancipación LGTB individual y grupal no es instantánea. Es parte de un proceso, generalmente de crecimiento personal, que es necesario asumir buscando apoyo en el momento que sintamos que podamos hacerlo. El "closet" es una construcción cultural simbólica y opresiva previa a nuestra existencia como personas LGTB actuales y debemos trabajar para visibilizar y liberar de ataduras a la dignidad de nuestras identidades sexuales. Las marchas son un gran ejemplo de visibilidad y compromiso social muchas veces desacreditadas hacia adentro de nuestra comunidad y en los medios masivos. Debemos reflexionar mucho sobre el avance de los derechos y la erradicación de prejuicios para luchar con nuestros estereotipos y nuestra propia homofobia interna. No podemos dejar que algunos sectores de la heterosexualidad hegemónica sigan creando distorsiones sociales sobre la percepción real de una sexualidad diversa y plena. Muchas gracias por tus palabras!

JESUD18@LIVE.COM dijo...

En el closet de guardar nuestro más importante y más confiable de nuestra vida "lo que somos realmente y con lo cual podemos ser feliz". Estar en el closet es estar privando y no confiando a nuestros seres queridos nuestro sentimientos.
La familia es el conjunto de las personas que son más importantes en nuestras vidas y son aquellas que queremos pasar y compartir nuestros momentos de felicidad. Pero si no confiamos en ella y guardamos sin revelar aquél secreto que nos haría feliz. Como ser feliz? Es como mirar una película y querer ser parte de ella, viendo las cosas lindas de la vida sin poder sentirla tocarla mirando desde un monitor.
Depende de nosotros de dejar de preocuparnos y comenzar actuar.
Cuando más temprano salimos del closet, más temprano seremos libres, más temprano disfrutaremos de nuestra adolescencia, más temprano disfrutaremos lo que es amar, más temprano sentiremos el amor de nuestra familia, más temprano la familia aceptara nuestra condición y se alegrara que confiamos en ella, más temprano descubriremos quienes son aquellos que a pesar de todo nos entienden. MAS TEMPRANO SEREMOS FELICES